Libertad religiosa

Protegiendo a la religión y al gobierno de excesiva influencia mutua

La ACLU defiende enérgicamente los derechos de todos los estadounidenses, de todas las religiones*

La libertad religiosa es el derecho a practicar la religión de su elección o ninguna religión. La Primera Enmienda protege este derecho manteniendo a la religión libre de la interferencia y coerción del gobierno.

La Primera Enmienda establece,

El Congreso no legislará acerca del establecimiento de una religión ni prohibirá el libre ejercicio de la misma; no obstaculizará la libertad de expresión o de prensa; no coartará el derecho de las personas de reunirse pacíficamente o de solicitar desagravios al Gobierno.

Consagrada en la Primera Enmienda, la libertad religiosa incluye dos protecciones complementarias: el derecho a tener creencias religiosas y libertad de expresión y garantiza que el gobierno no mostrará preferencia por ninguna religión ni favorecerá una creencia particular sobre otras.

Esta doble protección trabaja simultáneamente, permitiendo que la libertad religiosa prospere y protegiendo a la religión y al gobierno de excesiva influencia mutua.

*o ninguna religión